La vida es una constante pelea

Hoy vienen a mi mente esas palabras de mi papá cuando era niño “Todos somos unos luchadores de la vida” eso me dijo cuando alguna vez quise ser luchador de lucha libre. Hoy concluyo que la vida es un ring, que todos ven nuestros éxitos y/o fracasos y nada más, no conocen la trayectoria, el camino, sacrificio, preparación, etc. La vida es ese ring, donde no todos soportan los reflectores, presión y golpes. Gana quien soporta más estar de pie, no quien golpea más fuerte; hagamos un análisis y reflexionemos lo que hemos hecho, qué estamos haciendo y hacia dónde vamos. Siempre se debe de luchar por los ideales que se tiene, pues se tiene que dar un paso y golpe a la vez, diría Rocky Balboa.

La paciencia juega un papel determinante, pues los resultados tardan en darse, no todo se puede crear a la medida del deseo, se tiene que disfrutar cada golpe dado, recibido e incluso las caídas, para poder contraatacar con mayor fuerza. Si bien las peleas son individuales, pero los equipos juegan papel fundamental, en dar aliento y estar en la esquina.

No se puede pelear sino se tienen las armas y preparación adecuada, es como subirse al ring sin guantes y protección, quizás muchas veces peleamos con el corazón en ese ring de la vida, sin pensar las consecuencias, pero siendo francos alguna vez tenemos que arriesgar, no tanto para ganar, sino para hacernos sentir vivos, saber de que estamos hechos realmente.

Muchos hemos encontrado la motivación en nuestras derrotas, caídas y lo que la vida nos ha dado. como diría Muhammad Ali: “Los campeones no se hacen en gimnasios, están hechos de algo inmaterial que tienen muy dentro de ellos. Es un deseo, un sueño, una visión ” Jamás hay que dejar de estar en movimiento.

Advertisements