VALOR no es lo mismo que PRECIO.

Hace un par de días estuve de trabajador de mostrador en el negocio familiar (Súper Farmacias) mi estancia fue por 3 horas exactamente, todo iba bien, haciendo adiciones de venta y poniendo en práctica técnicas de venta con neuromarketing y demás; hasta que llegó una persona que me hizo dudar, cuestionar, etc. Él preguntó: ¿Qué valen esos preservativos? En automático lo interprete como ¿Cuál es su precio o Cuánto cuesta? Le dije cuestan 20 pesos; el cliente muy feliz se los llevó. Comencé a dudar, a tal grado que tuve una fijación en todas las personas que entraron al establecimiento, con el fin de descubrir si querian saber el valor o el precio de los productos que compraban. Solo fue el cliente quien preguntó lo del valor sobre el precio. A lo que voy es a lo siguiente: La mayoría de las empresas se han caracterizado principalmente por el precio, la materia prima, las utilidades, etc; Dejando a un lado ese lado esencial, lo que enamora, lo que causa lealtad hacia la marca. Sí, efectivamente lo pudiste adivinar hablo sobre el “Valor” Quizá sea una palabra muy pequeña pero tiene demasiado peso sobre un mundo muy competitivo. ¿Qué sucede cuando una marca aporta valor a nuestra vida? Si su respuesta es la lealtad, vuelve a estar en lo correcto, pero si no le importa quiere decir que jamás lo han cautivado y no se ha enganchado.

El precio sin embargo, es cuestionado, estudiado a fondo para conocer las utilidades, rentabilidad, etc, éste debe tener algún costo para poder adquirirlo, pero qué pasa cuándo es costoso, por así llamarle y estamos casados con dicha marca, ejemplos claros y trillados: Starbucks, Apple, Coca Cola, etc; se vuelven productos elásticos, porque a pesar del precio que le pongan estamos dispuestos a pagarlo. El branding juega un papel importante desde muchos sentidos, desde mi punto de vista, es el valor y la esencia ahí donde inicia ese proceso de relación con la marca, al fin de cuentas si nos agrada el producto, cumple con nuestras expectativas y demás, lo vamos a pagar, así como los ejemplos mencionados. Pero sin desviarnos del tema, mi duda fue, ¿Qué era lo que había determinado que el cliente se llevara esa marca “X” de preservativos y no la “Y” o “Z” o alguna otra? pues tenemos una amplia gama de dichos productos! Obviamente no iba a quedarme con la duda, así que fui un poco indiscreto y le pregunté, ¿Por qué la eligió? Su respuesta fue de lo más sencillo, dijo: Pues cumplen mis necesidades y tengo el dinero para pagarlo, se que hay mejores pero es justo lo que necesito. Muy buena respuesta a mi gusto, pero pensé ¿Qué sucedería si la mayoría de las marcas se dedicaran a invertir y/o crear productos que aporten valor a nuestra vida día con día? La respuesta sería aún más sencilla, todos los clientes estarían satisfechos, habría una lealtad muy grande hacia con la marca, creo que pocas de ellas han decidido ser pioneras; Una inversión a largo plazo, pero en una crisis económica el valor de la marca puede determinar la supervivencia de ésta. Para finalizar, después de toda una experiencia, dudas, etc; concluyo:

Las personas compran productos de marcas que se preocupan y ven por ellas, que siempre tienen algo nuevo qué ofrecer, sin importar el tamaño, pues aquellas pequeñas cosas hacen la diferencia, el branding va más allá del precio, aunque éste determine su consumo, pero el día que las empresas entiendan que sus clientes son más importantes que sacar a la venta una gran producción, estarán preparadas para enamorar y manterse vivas en sus corazones,no solo en su mente, pues los clientes les pagarán con lealtad.

Concretar una venta es importante, pero lograr la fidelidad de los clientes es vital… Stan Rapp

Si tienes alguna duda o comentario puedes escribirme a mi Twitter @DavidLopezMkt o a mi correo personal: davidlopezmkt@gmail.com

Artículo creado para el blog http://unmercadologoloquillo.com/

Advertisements